<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1203984849957427&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El blog de Nimbi

Los beneficios estudiantiles disparan la retención en la educación superior

11-01-2021 12:07:50 / Por Ana Escalante

Recibir beneficios económicos para financiar los estudios en Educación Superior puede incrementar en más de 19 puntos porcentuales la tasa de retención de los alumnos durante el primer año académico. Y aun así, hasta un 30% de los estudiantes que podrían haber obtenido beneficios ni siquiera intentarán postular por falta de información o simplemente porque creen que no los ganarán a pesar de cumplir con todos los requisitos para ello. Por otro lado, aquellos alumnos que sí postulan cometen, en demasiadas ocasiones, errores administrativos que les hace perder el beneficio. Por ejemplo, los hay que se olvidan de entregar los papeles, solicitar el monto del crédito o simplemente firmar.

Teniendo esto en cuenta, ¿qué organización renunciaría a tener esas altas tasas de retención extra? Ninguna. ¿Qué medidas se pueden tomar para fomentar que los alumnos postulen y finalicen los trámites con éxito? Sigue leyendo.

Los datos de retención hablan por sí solos

Las cifras sobre retención del Servicio de Información de Educación Superior (SIES) de Chile publicadas en su último informe de noviembre de 2020 no dejan lugar dudas: los beneficios estudiantiles repercuten de forma directa en la tasa de retención del primer año en los programas de Pregrado. Para aquellos que no estén familiarizados con esta tasa, explicar que se trata de uno de los indicadores más utilizados a nivel internacional para evaluar la eficiencia interna de las organizaciones educativas durante el año crítico en que se produce la mayor deserción de alumnos. Es, por tanto, un indicador que los asesores estudiantiles o coordinadores de bienestar deben tener siempre en su radar.

Pues bien, tal y como mencionábamos anteriormente, los datos del SIES, dependiente del Ministerio de Educación, indican que aquellos alumnos que solicitan y obtienen beneficios económicos por parte del Estado pueden tener hasta un 19,4% más de posibilidades de seguir estudiando pasado ese primer año crítico que aquellos que no los reciben. Este porcentaje de retención varía según el tipo de institución educativa, tal y como se puede observar en la siguiente tabla.

 

Tasa de retención_NIMBI


La importancia de un plan y herramientas tecnológicas

¿Qué institución puede darse el lujo de renunciar a estas tasas de retención extra a lo largo del curso académico? Ante la evidencia de los datos, habría llegado el momento de actuar, y rápido. El segundo proceso de postulación FUAS 2021 empieza el 18 de febrero y finaliza el 18 de marzo. Por tanto, las instituciones de Educación Superior y los responsables de los departamentos de asesoría estudiantil todavía están a tiempo de poner en marcha un plan para conseguir que un mayor número de estudiantes se beneficien de estas ayudas, consistentes en becas, créditos y fondos de gratuidad, según corresponda.

Por un lado, está lo más obvio y es que deberían lanzar campañas de comunicación, si no lo están haciendo ya, para que los alumnos reciban toda la información disponible sobre:

  • Tipos de beneficios.
  • Fechas de inicio y conclusión de la campaña según el tipo de beneficios.
  • Requisitos académicos y económicos en función de la institución y tipo de beca de la que el alumno se quiera beneficiar.
  • Posibles métodos de financiación alternativos.

Por otro, deberían utilizar herramientas tecnológicas de gestión de estudiantes capaces de identificar y monitorear aquellos que son susceptibles de recibir estas ayudas o que las han recibido ya para:

  • Empujar o motivar a aquellos estudiantes que pueden ganar beneficios económicos para que, efectivamente y en la práctica, se los ganen.
  • Informar de la disponibilidad de estos beneficios en el momento apropiado.
  • Asesorar de forma personalizada sobre el tipo de beneficio al que pueden optar dependiendo de su cumplimiento o no de los requisitos socioeconómicos y académicos.
  • Guiar a lo largo del proceso de solicitud de los mismos: postulación, entrega de justificantes de los requisitos, solicitud del crédito si se obtiene el beneficio, etc.
  • Hacer un seguimiento del estado en que se encuentra cada estudiante durante el proceso de postulación, como por ejemplo:
    • 1) ¿Postuló?
    • 2) ¿Entregó los papeles?
  • Alertar cuando estén a punto de expirar los plazos para que no abandonen la postulación a mitad de camino.
  • Y un largo etcétera que dependerá del tipo de institución y perfil del alumno.

La idea es sistematizar este proceso mediante el uso de tecnología y, por supuesto, usar los datos de los que disponen las organizaciones educativas al servicio del alumno. Un software adecuado, sumado al uso de inteligencia artificial es la vía que elegimos en Nimbi para lograrlo y así ayudar a las instituciones a alcanzar las máximas cotas de éxito estudiantil. A mayor retención, mayores beneficios personales y económicos para el alumno, la organización educativa y la sociedad.

ROI con Nimbi

 

Tags: retención estudiantil

Ana Escalante

Escrito por Ana Escalante